, , ,

miércoles, 6 de agosto de 2014

Ahora...



Ahora que no espero 
que tus acordes resuenen en mi corazón.
Rozan mi alma tus notas
y en el pecho afloran
los latidos que hacen eco
en el silencio.


Quidam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada