, , ,

sábado, 21 de junio de 2014

La vida me envenena



la vida me envenena, 
me envenena de rabia, de llanto.
Me envenena de júbilo, de gozo
Es como ese veneno que antes de matarte 
tiene el poder de embriagarte de dolor, 
de dicha, de apatía.
Poco a poco me va invadiendo,
aunque hay días que no lo noto,
y respiro como si el aire fuera perfume,
fuera la vida en si misma,
que ensancha mis pulmones y mi corazón.
Hay días que su miseria
hace que mi respiración sea penar,
y voy de un lado a otro
como viaja quien ya tiene gastada
las horas que le fueron dadas.
Hay días que me expande
y me siento como la montaña,
como el árbol,
como el polvo de estrellas
que brilla en lo alto.
La vida me envenena...sí
pero como todos los venenos
queremos que sea lento
para poder disfrutar de sus luces y sus sombras.

Quidam


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada